/

En múltiples ocasiones a lo largo de la vida tenemos que experimentar situaciones que pueden superarnos… hechos por los que tenemos que pasar, muchas veces de manera huracanada, porque nos pillan desprovistos de energía y herramientas para solventarlos o pequeñas gotitas que van poco a poco colmando nuestro vaso, que nos van haciendo mella y que intentamos

 hacer oídos sordos hasta que nos explotan delante nuestra dejándonos en baja forma…


Probablemente estés pensando en síntomas de tristeza, ansiedad, estrés, situaciones traumáticas como una muerte, una separación…pero no hace falta que sean circunstancias tan dramáticas…



La realidad es bien distinta y mucho más sencilla… debemos empezar a darnos cuenta que son nuestros actos del día a día los que van a determinar en qué tipo de persona nos vamos a convertir con el paso del tiempo, nuestros hábitos, nuestra filosofía de vida, nuestros déficits físicos y mentales… esto es lo que va a marcar la diferencia entre vivir plenamente o sobrevivir como buenamente se pueda…



Todo lo que nos sucede, lo que sentimos, lo que pensamos y cómo actuamos está relacionado